Resumen de Noticias

Costa Rica, Martes 18 de Septiembre del 2018

Blanco o negro

Katarinna Marín - katarinna1507@gmail.com

04/05/2018 11:44 a.m.


Hace unos días disfruté con mis hijas de la nueva película de la saga de Star Wars, El último Jedi, y, aunque confieso que en el pasado no era muy fan de dichas películas, antes de ir al cine con ellas nos pusimos a disfrutar las vacaciones viendo todas las demás para poder entender su contenido y me terminaron gustando. Pude extraer grandes enseñanzas de ellas y me llamó la atención la forma tan singular en cómo su creador, el estadounidense George Lucas, nos muestra la típica lucha entre el bien y el mal. Esto me hizo recordar una leyenda Cherokee llamada “Dos lobos” que dice así:

 

«Una mañana un viejo le contó a su nieto acerca de una batalla que ocurre en el interior de las personas.

 

Él dijo, "Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros".

 

"Uno es Malvado -Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

 

"El otro es Bueno -Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

 

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo: “¿Qué lobo gana?”

 

El viejo Cherokee respondió: "Aquél al que tú alimentes".»

 

El gran Maestro dijo una vez: “De la abundancia del corazón habla la boca”. Entonces, la gran pregunta que nos podemos hacer hoy, ¿de qué estamos alimentando el corazón, el alma, la mente? Indudablemente los frutos o resultados que estemos obteniendo en esta vida, en todas las áreas, están directamente alineados con la siembra que hemos realizado, interna y externamente. Créanme, es fácil pretender por un tiempo, pero en algún momento emerge de nuestro interior lo que somos.

 

¿Quiénes somos?

 

La respuesta a esta pregunta puede ser el inicio de una gran transformación. No podemos cambiar aquello que ignoramos que existe o que no queremos reconocer. Es tiempo de asumir la responsabilidad y tomar acción para mejorar nuestras vidas. En el bien y el mal no existen los puntos medios, se es o no se es. Quizá en el mundo de los colores exista el gris, pero en la vida es blanco o negro. Dice la Palabra que a los tibios hasta Dios los vomita.

 

Emprender no es solo para crear negocios que nos permitan ganar dinero y lograr una mejor posición financiera y posesiones materiales, sino además para gozar de paz y tranquilidad, realizarnos como personas, tener libertad, ser un ejemplo para nuestros hijos y las demás personas que nos observan.

 

Si vemos las vidas de grandes personajes que se han destacado por sus logros, podemos aprender que sus caminos no estuvieron libres de piedras y cubiertos por rosas. La gran mayoría no contó con todos los recursos al alcance de sus manos para construir sus éxitos, sino que tuvieron que esforzarse muchísimo para que sus nombres estuvieran dentro de las historias que inspiran a millones de personas. A veces nos excusamos diciendo: es que es muy difícil y no lo podré lograr. ¿Fácil? ¿Difícil? En la vida hay que trabajar para obtener lo que se quiere. Dice la Biblia que el que no trabaja, que no coma. Esto encierra gran sabiduría, ya que muchas veces no se valora lo que fácilmente nos llega. Todo requiere de un gran esfuerzo, hasta levantarse del sofá o de la cama para ir a hacer ejercicio o para accionar hacia el éxito, entendiendo este como la realización de aquello que tanto se anhela o se necesita. Cambiar nuestra mentalidad es quizá el trabajo más laborioso que tengamos que hacer, porque sí, la realidad es que hemos estado influenciados por un mundo que se inclina hacia lo malo, hacia lo común.

 

Una vez escuché a alguien decir que nacemos buenos y que este mundo nos corrompe, pero luego comprendí que no es así. Si no me cree, observe detenidamente a niños jugar, esos seres que decimos que son inocentes. Si lo hace por un buen rato, se va a dar cuenta de que emerge de ellos actitudes violentas, egoístas y hasta malvadas en algunos casos y no necesariamente porque vivan en un ambiente rodeado de estos ejemplos. ¿Entonces? Sí, cada día, a medida que vamos creciendo, tenemos la oportunidad de decidir cuál “lobo” alimentamos. Vivimos para decidir ser aquello que deseamos ser. Le pregunto directamente, ¿qué decide ser?  No basta solo con desear, desde hoy debe empezar o continuar trabajando en su interior, decidiendo qué le va a influenciar, con qué amistades se va a reunir, qué clase de mentores va a tener, qué música va a escuchar, qué películas va a ver, qué libros va a leer, etc.

 

Estamos a punto de finalizar un año, bueno o malo, todo aquello que hicimos o no nos deja grandes enseñanzas. La vida es una escuela que no perdona nada, y está en nosotros aprender las lecciones necesarias para pasar de un nivel a otro de forma infinita. No se pregunte qué traerá este año que viene, sino más bien asuma usted la responsabilidad de construir sus resultados, de ser el autor y protagonista de la más bella historia jamás escrita en este mundo, la suya. Tiene al frente trescientas sesenta y cinco oportunidades para hacer sus sueños realidad, no espere hasta el final para lamentarse, ¡el momento es ahora!

 

*La autora es Promotora de emprendimiento y conferencista de desarrollo humano.


Compartir



Noticias relacionadas




Comentarios



Indicadores

Inflación
Interanual a Julio 2,08%
Tipo de Cambio (CR colones por US dólares)
Compra 573,61
Venta

581,34

Tasa Básica Pasiva (TBP): 5,85%
Tasa Efectiva Dólares (TED): 2,25%

 

Fuente: Banco Central de Costa Rica (BCCR)

 

Últimas Noticias

Lo Más Leído