Resumen de Noticias

Costa Rica, Martes 23 de Octubre del 2018

El poder de la influencia

Katarinna Marín - katarinna1507@gmail.com

17/05/2018 12:50 p.m.


“Dime con quién andas y te diré quién eres”

 

¿Alguna vez escuchó a su madre, o quizá a su abuelo, o alguna persona decir este viejo refrán? ¿Lo creyó acaso y nunca se dejó llevar por la influencia de otras personas? ¿Ha enfrentado consecuencias positivas o negativas debido a ello?

 

La caída de nuestras convicciones llega por el oído. ¡Así como lo está leyendo! Lo primero que hacemos, antes de sucumbir a la tentación de hacer algo contrario a nuestros principios, es escuchar a alguien, de ahí nace la duda y luego viene la acción.

 

Si no me cree, analicemos un caso muy conocido:

 

En la Biblia, una de las historias que más se comenta es la de Eva y su conversación con la serpiente. Esta llega con la gran pregunta: “¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín?” El primer error de Eva fue entablar esa conversación, prestarse a escuchar y compartir de su valioso tiempo para dejar entrar en ella las dudas que la llevaron a creer que no habría consecuencias por “probar”.  ¿Acaso podemos culpar a Eva? ¿El fruto parecía bueno, era deseable y tenía buen aspecto? Sí y, ¿acaso no luce así todo aquello que nos lleva a caer en errores que  dejan graves y caras consecuencias?

 

Las palabras tienen un gran poder para edificar o destruir. Sin duda alguna, cada vez que nos relacionamos con los demás incluso el silencio está hablando. Todo lo que hacemos o no hacemos expresa algo y, si le queda duda al respecto, le invito a estudiar lo que los grandes científicos en el campo del comportamiento humano han descubierto acerca de las expresiones no verbales. Nuestros cerebros trabajan de forma tan perfecta y automática que, aunque no queramos, siempre van a delatar lo que sentimos o pensamos. Entonces, a partir de esto, podemos afirmar que siempre estamos siendo influencia o siendo influenciados.

 

Escuchaba una gran enseñanza acerca de este tema y me llamó mucho la atención una frase que utilizaba la abuelita del conferencista cuando él era un niño: “La estupidez se pega”. ¡Wow! Me hizo analizar los hechos que resuenan en las noticias y en la vida cotidiana. Especialmente me tomé el tiempo para ver las muchas “conversaciones” que se forman en publicaciones tan novedosas como los “Facebook live”. Personas de todo nivel social y grados académicos dejándose llevar por la emoción de un momento y expresando palabras grotescas y despectivas sin ninguna censura. Unos alimentando a otros en este comportamiento; “echando carbón”, como dicen popularmente.

 

Otro comportamiento interesante de analizar es el que sucede cuando hay grandes masas reunidas, por ejemplo en los partidos de fútbol. Una mínima situación, como regarle un refresco a alguien hasta sin culpa, puede y ha desatado que cientos de personas terminen en una gran pelea. ¡Ah, la adrenalina, que puede ocasionar tantos desastres impensables!

 

Como dijo alguien por ahí: “El problema no es dejarse influenciar, el problema es no distinguir las buenas de las malas influencias”. Y es que, ¿cómo podemos hacer esta diferencia cuando mis estándares de vida aceptan cualquier cosa, cuando no tengo claro qué me conviene o no? En esto no solo debemos referirnos a personas como tales, sino también a la música que escuchamos, las películas que vemos, los libros que leemos y todo aquello en lo que invertimos o gastamos instantes día a día.

 

“Quien se junta con sabios, sabio será”.

 

La responsabilidad de crear buenas y sanas relaciones, las cuales son fundamentales en nuestra existencia, depende de cada uno de nosotros. Quién soy yo y en qué creo va a definir a qué tipo de personas permito entrar en mi círculo íntimo.

 

Es inevitable y hasta necesario compartir con toda clase de personas, pero podemos decidir cuánto tiempo estamos con ellos y cuánto permito que penetren en mi mundo. Podemos estar ahí cierto tiempo para ser de inspiración, pero no tanto como para que ellos afecten mi ser. La clave entonces está en trabajar en nosotros mismos, en ser personas de bien, independientes y autónomas, con criterio propio, sin necesidad de tener la aprobación de los demás.

 

Recuerde esto, ¡estamos para amar a los demás, no para complacerlos!

 

*La autora es Promotora de emprendimiento y conferencista de desarrollo humano.


Compartir



Noticias relacionadas




Comentarios



Indicadores

Inflación
Interanual a Septiembre 2,21%
Tipo de Cambio (CR colones por US dólares)
Compra 589,53
Venta

596,54

Tasa Básica Pasiva (TBP): 5,75%
Tasa Efectiva Dólares (TED): 2,21%

 

Fuente: Banco Central de Costa Rica (BCCR)

 

Últimas Noticias

¿En busca de empleo?

23/10/2018 01:40 p.m.

Lo Más Leído