Resumen de Noticias

Costa Rica, Miercoles 19 de Septiembre del 2018

La deuda estudiantil: Un obstáculo al bienestar estadounidense

Mauricio Bedoya Gómez - mbedoyagz@gmail.com

04/06/2018 12:21 p.m.


Más allá de una visión optimista, si el comercio costarricense desea ampliar sus horizontes, el gobierno de Carlos Alvarado debe quitar la pausa y continuar con las negociaciones para una entrada a la Alianza del Pacífico. Es un tema de trascendencia para el comercio del país en el cual se deben separar las cuestiones de ideología política y asentamientos de posiciones dogmáticas, pensando en el futuro económico con miras a la incursión y expansión al mercado regional. En un mundo interconectado, cabe recordar que una exportación no se considera una oportunidad, sino una obligación.

 

No basta aclarar que la apertura comercial, el libre movimiento de capitales y la cooperación regional son asuntos inherentes a la prosperidad de las economías emergentes; no sin antes dejar abonado el terreno para que los próximos gobiernos “edifiquen sobre lo construido”.

 

Un acercamiento mediante el diálogo para transitar a Costa Rica de un país observador a una adhesión a la Alianza del Pacífico, no constituye una desventaja en términos de cláusulas de negociación. Por el contrario, si el Gobierno permite una evaluación previa por parte de asesores ministeriales costarricenses en materia comercial para medir los impactos a la economía, se conllevaría a mejorar inminentemente las áreas cruciales como la infraestructura, reglamentación fitosanitaria e inversión a la agricultura, entre otras.

 

Con una eventual inclinación del presidente Alvarado hacia la adhesión a la Alianza del Pacífico, se prestaría mayor atención a los inconvenientes expresados anteriormente y así dar unas condiciones favorables al empresario ansioso por exportar. No se trata de anteponer los intereses de la Alianza al interés nacional, sino de encontrar una motivación para resolver inconvenientes que aquejan a los agentes contribuyentes al crecimiento económico del país.

 

Tampoco se trata de pertenecer a un bloque comercial regional y subyugarse a las condiciones que México, Colombia, Perú y Chile hayan establecido desde un principio, sino de dar impulso a la agricultura en la identificación de los países importadores de materias primas, promover la circulación de bienes secundarios con poca participación por parte de los cuatro miembros de la Alianza, y crear redes a las empresas nacientes de Costa Rica; todo ello para aprovechar el potencial de mercado de un bloque comercial que suma conjuntamente 2,5 billones de dólares en PIB.

 

Adicionalmente, con la declaración conjunta pactada entre Canadá y la Alianza del Pacífico, se ha estimulado la inversión para el crecimiento y desarrollo de las pymes, facilitación del comercio entre los cinco países, así como la consolidación de la IED de Canadá hacia los países miembros por 47.000 millones de dólares en el 2017. Tales aspectos darían a Costa Rica mayores posibilidades de obtener beneficios como:

 

Intercambio de talento humano, promoción al sector turístico, perfeccionamiento de las prácticas de responsabilidad corporativa, aprendizaje para aumentar las competencias de los innovadores que optan por la creación de startups que desean abrirse un espacio entre los nichos de mercado con mayor alcance, así como adentrarse a clusters regionales con afinidad de objetivos para expandirse globalmente.

 

Asimismo, todo ello permite que el sector privado –siendo un motor de desarrollo- mejore el bienestar del ciudadano, se creen opciones de empleo y se sostengan las industrias con el paso del tiempo, todo ello de la mano de políticas fiscales que no desincentiven ni asfixien a las empresas en etapa temprana.

 

Así que, retomando lo expuesto, cuál sería la prioridad del Gobierno: ¿El diálogo para la entrada a Alianza del Pacífico o la OCDE?

 

Pero ante todo, no hay que subestimar el alcance del comercio costarricense. En cambio, se deben proporcionar técnicas y herramientas que provengan desde todos los sectores, motivando y mejorando las capacidades de los individuos que participan en todas las etapas de cadenas productivas. Incluso, con la cooperación regional mediante la Alianza del Pacífico, se amplían las expectativas para hacer presencia en el mercado internacional de punta a punta, y sería una realidad.

 

*El autor es Economista y Analista Financiero.


Compartir



Noticias relacionadas




Comentarios



Indicadores

Inflación
Interanual a Julio 2,08%
Tipo de Cambio (CR colones por US dólares)
Compra 575,13
Venta

580,71

Tasa Básica Pasiva (TBP): 5,85%
Tasa Efectiva Dólares (TED): 2,25%

 

Fuente: Banco Central de Costa Rica (BCCR)

 

Últimas Noticias

Lo Más Leído