Resumen de Noticias

Costa Rica, Lunes 25 de Junio del 2018

La deuda estudiantil: Un obstáculo al bienestar estadounidense

Mauricio Bedoya Gómez - mbedoyagz@gmail.com

04/06/2018 12:21 p.m.


La amenaza de la deuda estudiantil a la economía estadounidense está latente y es un problema de menor atención en los medios de comunicación financieros, sin olvidar la falta de interés y la consecuente ineficiencia de las anteriores administraciones y del actual gobierno en abordar el tema; careciendo de medidas prácticas para frenar el aumento de las tasas de interés y el monto de los préstamos realizados por individuos que desean acceder a la educación superior.

 

Cifras sin frenos. Como primer indicio, la cifra actual de los créditos estudiantiles es alarmante en Estados Unidos: El total de la deuda ha sobrepasado los 1.52 billones de dólares en el primer trimestre de este año, situándose en su máximo histórico y el cual representa cerca del 8% del PIB estadounidense -aunque este indicador carezca de exactitud de medición de la economía del país-.

 

Además, en los últimos diez años, acorde con los datos de la Reserva Federal de St. Louis, el monto de deuda estudiantil se ha triplicado en su conjunto, y también ha aumentado a 44 millones el número de personas que adeudan algún tipo de préstamo adquirido por concepto de estudios universitarios. A su vez, la cantidad de deuda para un prestatario promedio es de 37,000 dólares después de su graduación.

 

Adicional a los datos anteriores, se suman los estudiantes desertores y los graduados que deben un promedio de 100,000 dólares cada uno y las cuales 2.5 millones de personas presentan tal situación. Aún mayor, es la preocupación que representa el total de la deuda impaga o en default, es decir, aquella deuda que excede los 270 días de mora y es difícil de recuperar para las instituciones financieras.

 

El problema de un sistema financiero sensible. Pasar de un billón de dólares en 2012 a romper un techo de deuda de 1.5 billones en el 2018, demuestra un mayor esfuerzo por cumplir con las obligaciones financieras –en este caso de los préstamos estudiantiles- por parte de los recién egresados y los que aún están en medio de sus estudios. Ante la poca favorabilidad en las políticas crediticias, cobros desmedidos y amortización en largos periodos de tiempo; la deserción universitaria parece ser la última opción del aspirante a obtener un título universitario. Pero, ¿cuáles son las repercusiones que genera una creciente deuda de este tipo?

 

1. La peor consecuencia sería el colapso del sistema bancario, en caso de que la deuda impaga se empiece a transar y titularizar como derivado financiero dentro del mercado de renta variable, representando un doble riesgo para la economía, tal como sucedió con las hipotecas subprime que desencadenó la crisis financiera del 2008.

 

2. De acuerdo a la amortización de la deuda y la presión de la institución financiera, el prestatario tardaría años en cancelar la deuda, destinando una mayor parte de sus ingresos al pago de la misma, lo cual restringe la posibilidad de cubrir otros gastos necesarios como salud, hipoteca, seguridad social, consumo e impuestos; ante esto, se limita fuertemente el ahorro.

 

3. En materia salarial, debido a la presión por cumplir con los pagos de los préstamos universitarios, los prestatarios asumen empleos poco remunerados que no son acordes con su campo de estudio y aceptan condiciones laborales con baja estabilidad como el empleo a tiempo parcial y contratos sin beneficios. A su vez, el salario se incrementaría lentamente –como está sucediendo en Australia, mencionado en mi columna anterior- limitando el gasto personal.

 

4. Al punto anterior, se debe agregar la falta de oportunidades para los recién egresados, desincentivando la adquisición de bienes para el bienestar como la compra de vivienda, imposibilitando la continuidad de la formación académica como obtención de maestrías o doctorados, e incluso se reducirían las posibilidades para la creación de empresas. Esta situación merma la demanda de bienes y servicios, poniendo en apuros a la producción nacional.

 

5. La innovación estaría amenazada por la situación de “querer aportar a la sociedad y no poder hacerlo”, lo cual se traduce en la disminución de talentos en los sectores de alto impacto para la sociedad.

 

¿Habría opciones diferentes al rescate bancario? ¿Qué hace falta para que el gobierno estadounidense preste especial atención a la creciente deuda estudiantil? Con la tasa de desempleo del 3.8% en mayo de este año, la más baja en los últimos 18 años (desde abril del 2000 con 3.8%), se presume mayor adhesión de puestos de trabajo a la economía. No obstante, la vulnerabilidad ante una ralentización del crecimiento y un descuido del sistema bancario en solventar sus pasivos por deudas impagas pondría en riesgo al bienestar del país, incluso el de las economías dependientes de la inversión estadounidense.

 

Y ante la hecatombe, parecería que la solución sería calcar la decisión tomada hace diez años: Rescatar al sistema financiero por parte de la FED en trabajo conjunto con la legislación de Estados Unidos, que desencadena una mayor emisión de deuda y una acentuada desregulación del mercado.

 

Como dirigente, ¿cuáles serían sus propuestas?: ¿Incentivar programas de alivio para reestructuración de créditos?, ¿modificar las leyes de quiebra para una condonación de deudas?, ¿imposición de límites a las tasas de interés?, ¿regular el mercado de derivados?, ¿o tal vez inculcar la cultura del ahorro a los hijos desde edades tempranas?. Proponga, saque sus conclusiones y estaré abierto al debate.

 

*El autor es Economista y Analista Financiero.


Compartir



Noticias relacionadas




Comentarios



Indicadores

Inflación
Interanual a Mayo 2,04%
Tipo de Cambio (CR colones por US dólares)
Compra 563,92
Venta

570,67

Tasa Básica Pasiva (TBP): 5,85%
Tasa Efectiva Dólares (TED): 2,39%

 

Fuente: Banco Central de Costa Rica (BCCR)

 

Últimas Noticias

Lo Más Leído